Testimonios Cristianos

Testimonios Cristianos

Testimonio en Ucrania (2022)

UkraineDAO NFT, backed by Pussy Riot member, raises $6.7 million for Ukraine  - CNN Style

Uno de los miembros de la iglesia de Vitaly que sirve en el ejercito llamo a sus padres desde la línea de guerra para decirles que la inteligencia militar les había advertido que muchos paracaidistas Rusos serian desplegados cerca de donde él estaba estacionado.

El llamo a sus padres para que ellos y otros oraran y así lo hicieron. Esto es lo que el vio con sus propios ojos: Los aviones Rusos volaron sobre ellos, él vio a los paracaidistas tirarse del avión. “Dios mando un viento fuerte,” Vitaly dijo. Ellos vieron como el viento empujo a los paracaidistas Rusos de regreso a territorio Ruso.

En otra ocasión, barcos anfibios se acercaron a Odesa desde el mar Negro, tratando de llegar a tierra y atacar. Dios creo tal tormenta en el mar Negro por 4 días que los barcos no pudieron acercarse a la orilla.


George Müller – (1805-1898)

George Müller - Wikipedia

En los años 1800 el misionero George Müller cuido a miles de niños huérfanos en Bristol, Inglaterra.

En sus diarios, Müller escribió milagro tras milagro de la provisión de Dios y las oraciones respondidas.

Una mañana, todos los platos y vasos estaban servidos en una mesa vacía. No había comida y no había dinero para comprar comida. Los niños estaban parados, esperando el desayuno cuando Müller dijo: “Niños, saben que debemos estar a tiempo para la escuela.” Luego levantando sus manos el oró, “Querido Padre, te agradecemos por lo que nos darás para comer.”

Después de esto, tocaron a la puerta, el panadero estaba ahí y dijo: “Sr. Müller, no pude dormir anoche. Por alguna razón sentí que usted no tenía pan para el desayuno, y el Señor quería que le trajera algo. Así que me levante a las 2 a.m. y hornee pan fresco, y se lo traje.”

El Señor Müller le agradeció al panadero, y tan pronto él se fue el lechero toco a la puerta. Él dijo que la carreta de la leche se había arruinado frente al orfanato, y le gustaría darles a los niños leche fresca para poder vaciar su carreta y repararla.


“El príncipe de los predicadores”

Charles Spurgeon (1834-1892)

Listen to C.H. Spurgeon Sermons - Spurgeon Sermons Radio

 

Charles Spurgeon era un joven de Inglaterra extraordinario, quien se convirtió en uno de los más grandes predicadores de todos los tiempos.

En 1854 Spurgeon acepto el llamado a pastor en la iglesia de London “New Park Street Chapel.” Pronto la iglesia creció tanto, que empezó a construir el Tabernáculo Metropolitano en 1859. La congregación del Tabernáculo Metropolitano creció a 6,000 personas y en el transcurso de sus 38 años de ministerio, 14,000 miembros más fueron agregados.

Spurgeon creció en una villa agricultural por lo que su gran éxito en el ministerio no se debió a su privilegio, educación, o conexiones aristócratas ya que no las poseía.

Muchos factores pueden ser considerados como el secreto al poder de sus predicaciones, pero lo más importante es que él era un hombre de Dios y se dedicaba a la oración. Cuando las personas llegaban al Tabernáculo Metropolitano, Spurgeon los llevaba a un cuarto de oración en el sótano, adonde siempre había personas intercediendo por la iglesia. Ahí el pastor decía “Aquí está el generador de poder de esta iglesia.”

Quizá esto es lo que explica de mejor manera el suceso de Charles Spurgeon.

Spurgeon a menudo suplicaba a su congregación que oraran por él. El creía fervientemente en oración apasionada y dirigida por el Espíritu Santo.


Jonathan Edwards – (1703-1758)

Jonathan Edwards | Biography, Beliefs, Sermons, Great Awakening, & Facts |  Britannica

Jonathan Edwards, fue uno de los predicadores que más sobresalió y que trajo el “Gran despertamiento” a Nueva Inglaterra, hace un poco más de dos siglos. En esa época las personas estaban en una decadencia espiritual deplorable en Nueva Inglaterra, pero en este gran avivamiento fueron arrebatados de 30,000 a 50,000 almas del infierno.

Jonathan no era un predicador elocuente, pero el Espíritu Santo se movía poderosamente. Sin lugar a dudas su alma era un santuario del Espíritu Santo.

Uno de sus sermones más famosos fue: Pecadores en las manos de un Dios airado (enojado).

Cuando el pueblo entro para asistir a este culto, mostraban un espíritu de indiferencia y hasta falta de respeto ante los 5 predicadores que estaban presentes. Jonathan Edwards fue escogido para predicar esa noche, después de explicar el pasaje de Deuteronomio 32:35 “a su tiempo su pie resbalara” prosiguió diciendo: “Allí está el infierno con la boca abierta, no existe nada a vuestro alrededor sobre lo que podáis estar firmes y asegurados. El Dios que ahora os está sosteniendo en Su Mano, sobre el abismo del infierno, es como el hombre que sostiene en su mano una araña u otro insecto repugnante sobre el fuego por un momento, para después dejarla caer al fuego. Este Dios está siendo provocado ahora en extremo, no sería extraño si alguno de vosotros que esta en este momento lleno de salud y se encuentra en este lugar tranquilamente sentado en esas bancas, traspasara el umbral de la eternidad antes de mañana.”

En ese punto, el sermón fue interrumpido por los gemidos de los hombres y los gritos de las mujeres, los oyentes se agarraban de los bancos sintiendo que se abriría el abismo bajo sus pies, para caer en el fuego eterno. Unos se paraban y otros estaban cayendo al suelo, arrepentidos.

Ese, fue solamente una de las muchas reuniones que ocurrieron en que el Espíritu Santo se manifestaba poderosamente.

Muchas fueron las oraciones de sus padres, para que su hijo llegara a ser grande para servirle al Señor. Los padres de Jonathan siempre oraban con sus hijos y los inducían a esforzarse y los estimulaban a orar fervorosamente. Aquella enseñanza religiosa y constante hizo que Jonathan conociera íntimamente a Dios cuando aún era muy pequeño.


Jerónimo Savonarola – (1452-1498)

Girolamo Savonarola aka Jerome Savonarola or Hieronymus Savonarola, 1452 -  1498. Italian Dominican friar Stock Photo - Alamy

Todo el pueblo de Italia afluía a Florencia, las enormes multitudes ya no cabían en el famoso duomo. Jerónimo Savonarola abrazaba con el fuego del Espíritu Santo, tronaba contra el vicio, el crimen y la corrupción desenfrenada en la propia Iglesia.

El pueblo abandonó entonces la lectura de las publicaciones mundanas y banales y comenzó a leer los sermones del fogoso predicador, dejaron de cantar las canciones callejeras del mundo y se pusieron a cantar los himnos de Dios.

En Florencia (Italia), los niños hicieron procesiones para recoger las máscaras que usaban en carnavales (mundanos), los libros obscenos y todos los objetos superfluos que servían a la vanidad.

Con todos esos objetos, formaron en la plaza pública una pirámide de 20 metros de altura y le prendieron fuego.

Mientras esa pirámide ardilla, el pueblo cantaba himnos y las campanas de la ciudad replicaban anunciando la victoria De Yehovah.

Bajo una nueva y poderosa unción del Espíritu Santo, sus sermones condenando el pecado eran tan impetuosos, que muchos de los oyentes se quedaban por algún tiempo aturdidos y sin deseos de hablar en las calles.

Era común durante sus sermones, oír resonar los sollozos y el llanto de la gente en la Iglesia.

Tanto hombres como mujeres de todas las edades y de todas las clases sociales, rompían en vehemente llanto y los ricos se volvían a los pobres y los socorrían en vez de oprimirlos.

Savonarola pasaba noches enteras orando y tuvo la gracia de recibir revelaciones mediante visiones.

Publicó varios libros: la humildad, la oración, el amor etc. Sus sermones continúan ejerciendo gran influencia sobre los hombres.

Fue en ese tiempo que profetizó que, el papá Lorenzo y el rey de Nápoles iban a morir dentro de un año, lo cual efectivamente sucedió.

Sin embargo, su éxito fue muy breve. El predicador fue amenazado y excomulgado, y por fin en el año 1498, por orden del papá, fue ahorcado y su cadáver quemado en la plaza pública, pronunciando estas palabras “El Señor sufrió tanto por mí, porque no puedo sufrir un poco por Él”.

Destruyeron el cuerpo de ese gran hombre de Dios, pero no pudieron apagar las verdades que Dios reveló a través de él, y las grabó en el corazón del pueblo.


“Satisfacción en la presencia de Dios” – Hno. Lorenzo (1605-1691)

A continuación, un extracto del libro

“La práctica de la Presencia de Dios.”

El hno. Lorenzo permanecía en constante comunión con nuestro Creador. El decía que debemos establecernos en la realidad de la Presencia de Dios, por medio de la conversación constante con Él. Ya que era algo vergonzoso abandonar la conversación con Dios para pensar en bromas y en tonterías. Debemos alimentar y nutrir nuestras almas con el conocimiento de Dios, esto producirá en nosotros un gran gozo y devoción.

Le debemos fidelidad en la oración tanto en tiempo de sequedad, insensibilidad, o monotonía. Por medio de la dificultad, Dios prueba nuestro amor hacia Él. Ese es el tiempo para que realicemos buenos y eficaces actos de entrega, ya que eso contribuye a nuestro avance espiritual.”

El hno. Lorenzo, como un humilde cocinero, aprendió el ingrediente mas esencial de la vida cristiana: como estar en la Presencia de Dios cada día. Aprendió a cultivar la Presencia intima de Dios de manera completa.


 

Juan Bunyan (1628-1688)

John Bunyan 1628 To 1688. English Writer And Preacher, Author Of The  Pilgrim's Progress. From The National And Domestic History Of England By  William Aubrey Published London Circa 1890 PosterPrint - Item #  VARDPI1856284 - Posterazzi

Hace 3 siglos Juan Bunyan hizo su libro El progreso del peregrino, este es uno de los más famosos. También hizo otras obras cómo Gracia abundante para el principal de los pecadores.

Durante el tiempo en que me sentí condenado a las penas eternas, me admiraba de cómo los hombres se esforzaban por conseguir los bienes terrenales, como si esperasen vivir aquí por la eternidad. Sin embargo, si yo hubiera tenido la seguridad de la salvación de mi alma me sentiría inmensamente rico aun cuando no tuviese para comer nada más que frijoles.

Busqué al Señor, orando y llorando, y desde el fondo de mi alma clamé: Oh Señor, muéstrame, te lo ruego, que me amas con Amor Eterno.

Entonces escuché repetidas mis palabras, como en un eco: “Yo te amo con amor eterno”.

Entonces me acosté en paz, y dormí en paz, y al despertarme al día siguiente, la misma paz inundaba mi alma, Él Señor me aseguró: Te amé cuando vivías pecando, te amé antes, te amo ahora y te amaré siempre. Resolví como dijo Pablo, a no mirar las cosas que se ven, sino las que no se ven, porque las cosas que se ven son temporales pero las que no se ven son eternas.

Filipenses 4:7

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardara vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”

Isaías 26:3

“Tu guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en Ti ha confiado.”